miércoles, 11 de julio de 2012

ANTIVALORES DEL MUNDO MODERNO Y CONSUMO DE DROGAS Y ALCOHOL.


Esto es un intento por explicar la expansión de la drogadicción.

Las drogas existen hace miles de años. En el Antiguo Testamento se nos dice que a Noé lo embriagaron, el profeta Elías se enfrenta a los falsos profetas que se hacían incisiones y consumían drogas para tener “sus” revelaciones, por siglos los indígenas del altiplano han masticado hojas de coca. ¿Por qué hoy la expansión?

Creo se debe a 3 cosas fundamentalmente: el consumismo, el individualimo y el hedonismo.





CONSUMISMO:
El endiosar el consumo lleva a querer tener cada vez más dinero y también al deseo de más poder, porque si uno tiene un alto cargo va a ganar más dinero que un obrero o profesional cualquiera. Este deseo (lucha) puede más fácilmente desembocar en actividades de narcotráfico.

Más poder y más dinero nos hace caer en el orgullo, en la búsqueda del éxito. Para ser exitoso se debe elevar el rendimiento, más horas de trabajo y/o estudios pueden llevar al uso de estimulantes como café, bebidas cola, anfetaminas, cocaína. Esta búsqueda del éxito produce dificultades para relajarse, lo que puede llevar al uso de tranquilizantes y somníferos.



INDIVIDUALISMO:
El exitismo nos lleva al individualismo, se produce un ambiente de competencia donde no se comparten los conocimientos laborales, hay temor frente a despidos, hay un menor apoyo humano.





HEDONISMO:
El placer es lo que más interesa, se lo endiosa.

Se buscan sensaciones, y las drogas en una primera etapa las ofrecen. Y quieren:

  • cada vez más intensidad lo que lleva al uso drogas cada vez más potentes,
  • variedad llevando a probar nuevas drogas,
  • rapidez utilizando la vía pulmonar (ej. pasta base, crack) y endovenosa (ej. heroína).

No sólo se buscan sensanciones sino también un estado continuo de bienestar, originando una menor tolerancia:

  • al dolor evitado por el uso de analgésicos,
  • a la angustia evitado por los tranquilizantes.




SOLUCIÓN CRISTIANA

Frente consumismo, al endiosamiento del dinero, tenemos el ejemplo de San Francisco de Asís, que siendo un joven rico lo regala todo para ser pobre como Jesús y poner toda su confianza en El.

Frente al individualismo, a la competencia, tenemos la fraternidad, el compartir y no el competir con nuestros conocimientos, arriesgando nuestros puestos laborales y confiando en la Providencia.

Frente al hedonismo como endiosamiento del placer, buscar la voluntad del Padre que realmente quiere nuestra felicidad eterna, y que muchas veces pasa por la Cruz. El hno. Carlos nos enseña a hacerlo...


Padre mío
Me abandono a Ti.
Haz de mí lo que quieras.
Lo que hagas de mí te lo agradezco.
Estoy dispuesto a todo,
Lo acepto todo,
Con tal que tu voluntad se haga en mí
Y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Dios mío.
Pongo mi vida en tus manos.
Te la doy, Dios mío,
Con todo el amor de mi corazón.
Porque te amo
Y porque para mí amarte es darme, 
Entregarme en tus manos sin medida,
Con una infinita confianza, 
Porque tu eres mi Padre.

p. Carlos de Foucauld.


Concluyendo, la expansión del abuso de alcohol y drogas se puede explicar por el consumismo, el individualismo y el hedonismo, que son opciones absolutamente diferentes a las que propone Jesús, oponiéndose a su Mensaje.... ÉL ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA. (Jn.14,6).

p. Sergio Naser J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada